narraluz 268

narraluz 268

Imagen: jotallorente

 

Ya no te necesito. No me haces falta. Han sido muchas horas en las que eras mi única compañía, buscando mil excusas para quedarme contigo un poco más, justificando mis ausencias. La vida, generosa, me anima a salir y a descubrir los detalles y las aventuras de lo cotidiano. Hoy sólo quiero sentir el aire fresco, el sol en la cara, la tierra bajo mis pies. Hoy rompo las cadenas.

I don’t need you anymore . I could do it without you. It has been many hours  when you were my only company, looking for a thousand reasons for staying with you a little more, justifying my absences. The life, generous, encourages me to go outside and discover the details and everyday life adventures. Today I only want to feel the fresh air, the sun on my face, the ground under my feet. Today I break the chains.

Traducción; Enrique Llorente

narraluz 267

narraluz 267

Imagen: Javier Llorente

 

Tengo un vecino que toca el chelo. Debe de vivir uno o dos edificios más allá del mío. Lo oigo ensayar todas las tardes. Llueva o haga sol, el chelo irrumpe en el silencio del barrio sin pedir permiso. A él no le conozco, no personalmente. No sabía ni que existía. No le he visto nunca la cara. Cuando salimos al balcón a las ocho, a veces lo busco e intento adivinar quién puede ser. Ni siquiera sé si es un hombre. Yo me lo he imaginado así. Y pienso si es el chico joven, moreno, del segundo del edificio de al lado. O el madurito del quinto del bloque que casi da a la esquina. 

 

Un día lo conoceré, pienso, y le diré que estoy enamorada de él y de su chelo. Y que la edad no importa en el amor. Tantos días en casa me han dado tiempo hasta de ensayar lo que le diré en nuestra primera cita:

 

—Me llamo Elena. Soy vecina tuya. tengo 86 años. Muchos días he pensado en la muerte. En muchos momentos me sentí sola. Hubo ratos en los que no me hubiera importado irme. Pero entonces sonaba tu chelo. Y algo me aferraba a la vida. Tú me has recordado cada día el don precioso de la vida. Y quiero besarte.

Traducción: Enrique Llorente

narraluz 266

narraluz 266

ImagenJavier Barco 

 

—Vuelva usted mañana. Hoy estaremos cerrados todo el día.

—Muchas gracias, pero, ¿me podría decir por dónde tengo que entrar?

—Ah, bueno, sí… es que hemos quitado las puertas mientras dure esta situación.

—Entiendo. Entonces, ¿cómo puedo resolver mis dudas?

—Mejor llame usted mañana —y colgó.

Textojotallorente

—Come back tomorrow sir. Today we will be closed full day. 

—Thank you so much, but could you tell me where I have to enter? 

—Ah, ok, yes …it is  that we have taken off the doors while this situation lasts. 

—I get it, so, how can I solve my doubts? 

—Better call us tomorrow sir —and he hanged up.

Traducción; Enrique Llorente

narraluz 265

narraluz 265

ImagenPedro Hernández

 

La estancia está completamente en silencio. Un silencio al que me he ido acostumbrando y que no he querido disfrazar. Me gusta así. Aprieto mis manos, quizá en una súplica. Busco la ventana y el paisaje familiar me susurra que “todo está bien”, y yo sé que no es así. Aún no. Lo minutos pasan, las horas… ¿Cuánto puede durar un día? A veces, siglos. ¿Y una noche? Las noches duran más. Entonces oigo la puerta, tu voz. Ahora sí. Ahora todo está bien.

The room is completely silent.  A silence which I have gotten used to and I have not wanted to dress up. I like it this way. I hold my hands. Maybe it is a plea. I look out the window and the familiar skyline whispers to me that “all it is ok”, and I know that it is not. Not yet.  To spend minutes, hours… How long could a day? Sometimes, centuries. What about a night. The nights last more. So I heard the door, your voice. Now yes. Now it is ok.

Traducción; Enrique Llorente

narraluz 263

narraluz 263

En este tiempo nubes y tormentas te he visto crecer. Han sido días duros, oscuros, llenos de agua. Días en los que parecía que no volvería a salir el sol. Y en medio de ellos ahí estabas tú, naciendo. Creciendo poco a poco. Al principio, muy tímida, junto con otras hierbas del pequeño jardín. A las dos semanas ya empezabas a despuntar y sobresalías sobre tus compañeras. He de reconocer que tuve miedo, los gatos, las palomas y otros bichejos merodeaban a tu alrededor. Vinieron fríos no previstos y temí que no sobrevivieras a la noche. Pero a la mañana siguiente ahí estabas, mirándome estática desde tu lugar y yo contemplándote desde mi ventana. Hasta que un día lleno de sol explotaste en una fantasía de color y de olor. Me llenaste de alegría y por mi ventana entró de lleno la primavera.

Hoy, después de verte crecer, he podido bajar por primera vez a verte cara a cara. Podría haber hecho mil cosas en mi primera salida, pero no, tenía que ir a verte, saludarte, acariciarte. Me entraron tentaciones de cortarte y llevarte a mi casa, pero además de un asesinato hubiera sido un suicidio para el barrio. ¿Quién llenaría entonces de color nuestras silenciadas calles?

In this time clouds and storms I have seen you grow up. They have been hard, darks, full of water days. Days which seemed when it seemed the sun would never rise again.  And in the middle of them you were there, being born. Growing little by little. At the beginning, very shy, Beside other herbs in the little garden. Two weeks later you already stand out of your mates. I have to admit that I was afraid, the cats, the pigeons and other bugs prowling around you. An unexpected cold arrived and I fear that you could not survive the night. But the next morning you were there, staring at me statically from your place and I was contemplating you from my window. Until that one day full of sun you went off in a colour fantasy and smell. You filled me with happiness and through my window the spring came in. 

Today, after seeing you growing up, I could come down for the first time and see your face. I could have done thousands of things that I have done in my first trip, but not, I had to go to see you, say hello and caress you.  I had tentations about to cut yours and bring you to my house, but it would have been a suicide for the neighborhood. Who would be full about colouring our quiet streets?

Traducción; Enrique Llorente