Imagen: Javier Barco

No fueron más que unos segundos, pero se hicieron eternos. ¿Por qué demonios tardaba tanto? Era muy fácil, solo tenía que poner sí o no. Había pensado aquellas palabras durante días, las había construido en su cabeza una y otra vez, más de cien, más de mil. Gastó varias horas de su vida planeando la pregunta y fantaseando con la respuesta. Le temblaron los dedos al escribir, releyó el mensaje, lo reescribió cuatro o cinco veces y tardó más de un minuto en dar al botón de enviar. Cuando al fin lo hizo no podía despegar sus ojos de la pantalla. Un segundo, el mensaje había llegado. Dos segundos, pudo ver el indicador de lectura… una eternidad ¿por qué no contestaba? Tres segundos, el corazón estaba a punto de estallarle dentro. Llevaba cuatro segundos y decidió cerrar la aplicación. Cinco segundos cuando el pulgar se acercaba a la equis, entonces apareció el mensaje y el tiempo se paró para siempre.

Texto: jotallorente

It wasn´t more than any seconds, but they were eternals. Why damn it was so late? It was very easy. He only to write yes or no. He had thought these words during days, He had built in his mind time after time, more than hundreds, more than thousands. He spent some hours of his life thinking a question and daydreaming with the answer. His finger shiver while he wrote, he re-read the message , re-write four or five times and took more than one minute to push the key sending. When he finally done it he couldn´t remove his eyes from screen. On second, the message had arrived. Two seconds, he could see the lecture´s sing… an eternity Why he doesn´t answer. Three seconds, the heart was about to burst inside. He had been four seconds and decided to close the app. Five seconds when the thumb move equis closer, then the message arrived and time stoped forever.

Traducción; Enrique Llorente