#narraluz 167

#narraluz 167

Esa tarde fue nuestra última tarde. Tú decidiste que no querías volver a verme y yo, que ya vestía de luto, creí morir. El mundo, en la calle, seguía sucediendo como si nada hubiera pasado. A mí se me murió la esperanza entre mis manos.

Mi dolor es un dolor secundario para todos. No es protagonista ni causa estupor. No es un dolor conocido ni publicitado, no es primera plana en ningún periódico ni se hace viral en las redes. Es un dolor que causa indiferencia, desenfocado, relegado al trastero de la vida del barrio. ¿Por qué? ¿Por qué no he muerto fulminada al instante por desamor?

———————————

This afternoon was our last afternoon. You decided that you didn’t want see me again and I, already wearing black, believed to die. The world, in the street, continued happening as if nothing had ocurred. For me, hope died between my hands.

My pain is a secondary pain for everyone. It isn’t a protagonist nor causes astonishment. It isn’t a well-known or publicized pain , it isn’t first page in any newspaper nor it goes viral in social media. It is a pain that causes indifference, unfocused, set aside to the storage room of the life of the neighbourhood. Why? Why don’t I die stricken by heartbreak?

Share

web narraluz16_1

#Narraluz 60

#Narraluz 60

– ¿Tú que haces esta noche: agradeces el año vivido o celebras la oportunidad del que está por nacer?

– Qué profunda estás esta noche tía…

– Es que me gusta saber por qué salgo de fiesta exactamente…

#Narraluz 59

#Narraluz 59

Me deleito con su fragancia y el sonido de sus gentes. La voz gastada de Charles Aznavour sale de un comercio y llena el paseo lleno de luces. Es Navidad y ningún sitio como París para celebrarla.

Más de dos años han pasado desde aquella JMJ en Madrid en la que nos conocimos, cantándole al Señor y dándole vivas al Papa. El Cristo que nace es el mismo que nos presentó. Aquel que nos rescató de la oscuridad es, hoy, la luz que nos hace brillar y ser luz para otros.

 

#Narraluz 58

#Narraluz 58

– Se acabó – me dijiste apoyada en la puerta de la cocina.

Estabas herida pero el dolor no te inquietaba; llena de la serenidad propia de la que lo abandona todo por un tesoro aún mayor.

– Fuerza y valor – te dije. – Creo que todo será para bien.

Y te abracé.

#Narraluz 57

#Narraluz 57

Cuesta. Cuesta ser consciente. Tanta tienda, tanto anuncio, tanta bombilla, tanta fiesta, tanto fútbol, tanto… que cuesta darse cuenta de toda la suciedad que hay en el mundo. Ciegos. Atontados. Drogados. Esperando que venga otro y limpie mientras nos escondemos detrás de whastapps en un grupo “flower-power”…

Y millones de corazones a juego, para no desentonar…